Para un acabado con un efecto contínuo en todo el espacio, la cerámica rectificada es perfecta. Sus cortes transversales en águlo de 90 grados permiten su instalación con uniones milimétricas y casi imperceptibles, generando espacios llamativos y acojedores.